La pandemia introdujo cambios irrevocables en las redacciones de la prensa dominicana

[original_title

La pandemia introdujo cambios irrevocables en las redacciones de la prensa dominicana En medio de la crisis, las plataformas digitales han sido vitales para mantener los flujos de información SANTO DOMINGO, RD.- Nuevas formas de abordar a las fuentes, redacciones casi vacías, más la necesidad urgente de instaurar el teletrabajo y uso de nuevas plataformas tecnológicas, son algunos de los cambios inmediatos que impulsó en el ejercicio del periodismo en República Dominicana la pandemia del COVID-19, enfermedad que ha matado al menos a ocho periodistas en el país. Algunos de esos cambios perduraran para siempre, según los planteamientos expuestos el jueves por los participantes del webinar Cobertura periodística del COVID-19 en República Dominicana, organizado por la Escuela de Comunicación de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), que dirige la doctora Ana Bélgica Güichardo. Los periodistas Miguel Franjul, director del periódico Listín Diario, y Edith Febles, productora y conductora del programa La cosa como es, tuvieron a su cargo las ponencias centrales de la actividad. El diálogo estuvo conducido por las también periodistas, destacadas en la cobertura de temas de salud, Doris Pantaleón y Altagracia Ortiz, de los periódicos Listín Diario y Hoy. Por Diario Libre participó la periodista Tania Molina, quien fungió como relatora. Febles abrió el encuentro exponiendo algunos de los impactos que lleva la pandemia, que a la fecha ha causado la muerte de más de 2,200 personas en el país. Entre ellas, se cuentan los periodistas Pedro Fernández, René Rodríguez Soriano, Edgar Reyes, Ramón Lora, Tony Pina, Príamo Rodríguez y Héctor Bienvenido Capellán. Los nombres los aportó Febles basada en sondeos realizados en gremios de periodistas. Señaló que, a nivel de Latinoamérica, han fallecido 109 trabajadores de la prensa, de acuerdo con datos de Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Febles resaltó los niveles de incertidumbre a los que, al igual que el resto de la población, estuvo sometido el personal de la prensa nacional que, pese al miedo propio a los efectos de la enfermedad, debió idear nuevas maneras para seguir informando a la población. “Todavía hoy se hacen programas no presenciales, una sala donde había seis personas, hoy hay solo una”, comentó la destacada periodista, que puso como ejemplo el hecho de que programas que antes se grababan a tres cámaras ahora se hacen con una sola. Además del distanciamiento físico que demandan las normas sanitarias para evitar el contagio, la pandemia llevó a la reducción de personal y el recorte de presupuesto que han sufrido varias redacciones. Enfatizó el reto ético y demanda de un alto sentido de responsabilidad que implicó informar en medio de la infodemia, término con el que se refiere a la gran cantidad de informaciones falsas surgidas desde principio de la enfermedad surgida a finales del 2019 en la ciudad Wuhan, provincia Hubei, China. El conversatorio fue realizado de forma virtual. En ese sentido, Franjul destacó la necesidad de verificar cualquier información antes de publicarla. “Nosotros no nos apresuramos en ´dar palos´. No tenemos prisa”, dijo, en referencia a que siempre que llega una información se toman el tiempo que sea necesario para verificarla. El director de Listín Diario también habló de los niveles de preparación a los que se sometió ese medio para poder llevar contenido variado y constante a la población. Entre ellos, indicó la plataforma digital que se había adecuado para mantener los flujos informativos en momentos en que existían dudas sobre posibles contagios a través del papel de los impresos. “En este contexto, lo digital ha sido ultra vital”, dijo, tras señalar el boom de consumo de contenido a través de las versiones digitales de los medios que hubo en los primeros meses de la pandemia. A partir que las noticias están en la calle y de que, por más adverso que sea el escenario hay que salir a buscarlas, Franjul destacó que una de las mayores preocupaciones que enfrentaron fue cómo llegar a la gente y palpar sus emociones y carencias, sin exponer a los periodistas. Resaltó también los ajustes de personal que los llevó a operar con la mitad de la plantilla, para asegurar el distanciamiento. Molina citó el caso de Diario Libre que, conteste con los tiempos que apuntan al periodismo digital, ha realizado diversas innovaciones en su plataforma tecnológica, lo cual le permitió implementar el trabajo remoto sin mayores inconvenientes. En el caso específico de la cobertura del COVID-19, Diario Libre especializó un equipo y todavía mantiene un boletín especial que aborda la temática a nivel local e internacional. La entrada La pandemia introdujo cambios irrevocables en las redacciones de la prensa dominicana se publicó primero en VisionRDN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *