El Puma: conversador y divertido en su “Agradecido Tour”

El concierto de la leyenda de la música José Luis Rodríguez “El Puma” no pudo llevar otro nombre mejor que agradecido. Su gira luego de “volver a nacer”, tal cual lo ha expresado después de su doble trasplante de pulmón, lo ha hecho evaluar las cosas importantes de la vida.

Cantarle al público fue una de ellas. “Agradecido Tour” se detuvo la noche de este viernes en el Teatro La Fiesta del Hotel Jaragua bajo la producción de ED Live y encontramos a un José Luis Rodríguez muy conversador (no paró de hacer anécdotas), chistoso y optimista, aun con los problemas de sonido que presentó el show.

El concierto
El espectáculo se anunció para las 8:00 de la noche y estaba previsto para iniciar a las 10:00, pero se retrasó por más de dos horas y los fanáticos temían lo peor.

Hubo fallas de sonido mucho antes de comenzar, problema que fue resuelto en el segundo tiempo del recital.

Los admiradores que llenaron el lugar correspondieron a un público adulto y todos le aplaudieron con ansias para que salga al escenario. “Dueño de ti, dueño de qué, dueño de nada”, exclamaban para que apareciera en escena.

Finalmente se encendieron las luces a las 11:23 de la noche en un momento que se pensaba que pudo haberle pasado algo, dada su condición de salud.

Presentaron un audiovisual de su deseo de recuperación, su fe en Dios y las ganas de cantar luego del doble trasplante de pulmón, con vídeos familiares e historias periodísticas. Más adelante, sale el cantante venezolano en el audiovisual diciendo: “Hola, El Puma está de vuelta “, mereciendo la algarabía de los espectadores.

Y así salió su imagen con un juego de luces y vapor sobre el escenario, vestido del clásico negro y camisa blanca; su característico peinado y su sonrisa de agradecimiento. A las 11:27 de la noche entonó “Dueño de ti”.

De ahí en adelante fueron solo éxitos desde sus inicios en los años 60 hasta sus últimas producciones.

“Hola, El Puma está de vuelta”.
“Hola, El Puma está de vuelta”. ( FOTO: DIARIO LIBRE/ JUAN MIGUEL PEÑA)
“Pedimos excusas por la tardanza. Son cosas que se escapan de las manos. Yo quiero disfrutarlos a ustedes”, fueron sus primeras palabras.

“Gracias a Cristo. Estoy aquí por él, a los médicos que puso en mi camino y al donante y a la familia del donante. Quiero dar las gracias a mi esposa Carolina. Levanten las manos los que oraron por mí”, dijo El Puma que fue correspondido.

Naturalmente guarda la voz que enamoró a millones, pero con un tono más bajo y un poco de esfuerzo físico. No pudo moverse mucho. Se mantuvo la mayor parte del tiempo sentado. Es por esto que por momentos le dijo a sus músicos que le bajaran un tono porque estaban muy altos, incluso, el sonido de la banda, compuesta por ocho músicos, estaba muy alto para el teatro.

En otro momento, El Puma no se escuchaba en el auricular que sirve de monitor en el oído. Y con toda honestidad dijo: “Vamos a arreglar esta vaina. El público pagó para algo bueno”. Se logró superar el inconveniente y procedió a seguir con “Amante eterna”.

Aprovechó y contó: “Esta canción de Manuel Alejandro es para los que tienen una número 1 y otra número 2”, refiriéndose a las amantes.

Más del set musical
Siguió con “Himno a la alegría”. “Juana Bonita” se la dedicó a su tierra.

Coqueto y animado, como en sus mejores tiempos de galán, aunque físicamente los 76 años y su enfermedad le han dicho presente. “Quisiera yo perderme contigo en París, pero estoy casado”, le respondió a una fanática en tono de broma.

Otra canción que interpretó fue “Voy a conquistarte”. Siguió con “Silencio”, “Voy a perder la cabeza por tu amor” y “No volveré”.

“Esta canción se la dedico a los amigos de verdad”, adelantó antes de entonar “Los amigos así” y “Voy a ganarme tu amor”, en un homenaje a las rancheras.

A la 1:15 de la madrugada El Puma terminó su presentación.
A la 1:15 de la madrugada El Puma terminó su presentación. ( FOTO: DIARIO LIBRE/ JUAN MIGUEL PEÑA)
La segunda hora del show pasó sin inconvenientes y se pudo disfrutar mejor de El Puma. Él, por su parte, estuvo más relajado, pues se nota que es perfeccionista.

Tocó la política. En 40 años viniendo a Santo Domingo no había encontrado un tapón tan grande. Con el acento venezolano a flor de piel en todo momento refirió que con el 10% de lo robado por ODEBRECHT se hubiese hecho de todo. “Y ese Maduro….”. Lo dejó a la imaginación.

El monólogo de quién perdona una infidelidad sirvió para entregar “Culpable soy yo”. Continuó con “Abrázame” y “Atrévete”, un canto al amor y a la libertad.

“La vida es sólo un sorbo”
Relató que continúa batallando con la enfermedad y que por poco cancela este show. “En tres días me quitaron 15 días de líquido en los pulmones. Ayer salí del hospital. De verdad no quise cancelar eso porque si me voy, me voy en el escenario”, expresó emocionado mientras recibía un aplauso de pie.

Le cantó a Venezuela y pidió que allí repose su cuerpo. Entonó “Quisqueya”, del compositor boricua Rafael Hernández.

Dejó lo más movido para el final. La grabación de los 80 “Pavo real”, es un éxito que dice El Puma por donde quiera y luego “Agárrense de las manos” de 1989 no dejaron a nadie sentado.

A la 1:15 de la madrugada El Puma salió de la tarima en medio de la algarabía del público que pedía una más.

“Agradecido Tour” es parte de las 37 fechas que tiene confirmadas para este 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *